En nuestra entrada de hoy queremos compartir con vosotros unas breves y sencillas recomendaciones para poder disfrutar al máximo de las vacaciones y del verano, sin por ello poner en riesgo la salud y vivir el síndrome post-vacacional de la manera más llevadera posible.

La primera recomendación, y pese a que todos los medios de comunicación insisten constantemente en ella, es tener una buena hidratación durante las horas de sol, en especial en las horas centrales del día.

Hidratación y deporte

Es muy importante mantenerse muy hidratado, debiendo aumentar la cantidad de líquido que acostumbramos a tomar diariamente. Sobre todo es importante en los niños, pero no por ello menos importancia tiene en los adultos.

El 75% del cuerpo de un niño está formado por agua. Sí, el 75%. En los órganos, células y en el torrente sanguíneo, responsable de “bañar” los tejidos. 
En adultos este porcentaje es aproximadamente del 65%, lo que supone más de la mitad de nuestro cuerpo.

Con el calor y el sudor pueden ser las principales causas de deshidratación, por ello se acentúa en los meses cálidos, de ahí la importancia de tomar abundante agua para mantener la correcta hidratación de nuestro cuerpo.

No todos los líquidos valen: Evita las bebidas gaseosas y azucaradas, cómo los refrescos y los zumos, ya que si bien contienen líquido este no aporta el necesario para nuestro organismo.

Aprovecha las primeras y últimas horas del día para hacer deporte: Las primeras horas matinales y las últimas horas vespertinas son el momento ideal para practicar deporte. Pero cuidado, debes tener en cuenta que la intensidad debe ser moderada y siempre con agua a mano.

Piscina verano hidratación

Piscina: Nadar es uno de los deportes más completos para nuestro cuerpo y además, en verano, es una fuente de hidratación para nuestra piel y puedes convertirlo en tu momento “zen” del día.

Protección solar siempre cerca: La protección solar deberíamos aplicarla varias veces al día para evitar quemaduras, prevenir el cáncer de piel y además es una buena ayuda para combatir el envejecimiento de la piel.

Evita comidas copiosas: Es habitual que en verano nos propasemos un poco con la alimentación. Comidas fuera de casa, fritos, excesos de alcohol, etc.
Hay que aprovechar y disfrutar, pero teniendo en cuenta que las vacaciones se acabarán y tendremos que volver a casa. ¡Que los kilos de más no te acompañen!

En Canal & Ornosa somos expertos en nutrición, si necesitas asesoramiento o lograr tu peso ideal, antes o después de tus vacaciones, ponte en contacto con nosotros haciendo clic aquí.

¡Disfruta del verano!